Los cráneos de dos jovenes del norte de México, que... están tostados.

domingo, julio 06, 2008

Tecnología, Dinero y Trabajo.

La seguridad en mi ciudad se viene a 100 km por hora al caño (tal como lo hicieron mis calificaciones en algún periodo del año pasado. Ahora porque siguen bajas y detenidas, están estables.) Y por la falta de escuela y el poco éxito obtenido tirándole al nepotismo ahora estoy trabajando en teleperformance.

Mucho tiempo atrás, por lo menos 2 años, había estado viendo muy de cerca la posibilidad de ser un agente de telemarketing, trabajo que me parecía sinónimo de "no tener futuro" y como tal, para no entrar, luché contra toda influencia externa e impulsos internos que antes eran más fáciles limitados por mi timidez. Esa timidez, en estos momentos de mi vida, probablemente la he lanzado por la borda en más de un sentido, pero ese no es el punto...

Como decía, después de ser voluntario del forum y después de quedar suspendido de la facultad, todo esto en diciembre del 2007, no había hecho nada hasta que entré a
teleperformance como agente de telemarketing este 21 de abril. Osea desde el mes diciembre a casi mayo, no hice nada, realmente. (salvo un diplomado medioambiental mediochafo, y una rola con mi banda). Pero entré a trabajar a teleperformance y pese a la opinión de toda la vida de las amigas de mi madre; quienes dicen que soy pésimo tomando recados por teléfono, sigo trabajando contestando teléfonos después de 2 meses y medio. Y sinceramente no sé cuánto más pueda aguantar. Aunque, ese no era el punto...

Estaba diciendo qué: el motivo que me orilló a entrar a trabajar ahí fue la simple y sencilla razón de que odio ésta computadora que he tenido desde que tuve mi primera computadora en secundaria. Y he aquí una virtud que conlleva el defecto que descubrí en mí: Soy excelente ahorrador. En tan sólo 2 meses y con la pagacaca que tengo (aunque no cualquiera de mi edad, agradecido con la vida estoy), he logrado juntar bastantito dinero, no he gastado mucho. Y he ahí la crítica ahora me llaman codo. Bah, soy de Monterrey. Y como se dice en el resto de México: si llenaras de agua a la ciudad de las montañas, Monterrey, harías una sopa de coditos. Así que tal vez, después de todo soy un fideo...

Hace varias semanas, digamos 3, me asaltaron. Me subí al camión conocido como el: RUTA 1. Uno Sinónimo de excelencia, el mejor o de diversión. El primer camión que tuvo aire acondicionado salvaguardando la integridad de las personas (o malacostumbrándolas) de las garras del ardiente sol. Saliendo del trabajo después de mi jornada de 6 horas y media con 2 descansos de 10 min a las 4 de la tarde decidí usar mi ipod mientras caminaba por el mercadito sin importar las advertencias que nos habían hecho las cuales recomendaban no usar el ipod mientras caminas por el mercadito.
Siempre usé mi ipod en lugares intrépidos como para los que fue creado: la calle. Pero ese no es el punto...

Me subí al camión y yo escuchando mi ipod, como regularmente por más de 2 años, me dispuse a un melódico regreso a casa. Todo esto antes de que un misterioso señor al cual yo prejuzgue como un loco mental o simplemente un mitómano, se sentó a mi lado. Él comenzo a ilustrar mi mente de imagenes confusas de cómo se había asociado con la prestigiada banda de narcotraficantes "los zetas"... Un loco seguro...

Sí un loco que lo primero que me preguntó fue la hora!
Un loco que me amenazó a que no hiciera escándalo porque sacaba una pistola!!
La parte de la pistola, con toda certeza, era una mentira. De todas maneras, no hay nada que puedes hacer era perder un ipod o arriesgar mi vida... Ya había pensado en dejar la adicción al ipod que me hizo perder algo de mi oído pero bueno, tuve la oportunidad de hacerlo a cambio de mi vida. Eso es bueno, ¿no? (Hola Estocolmo! ¿tal vez?).

En fin. El punto culminante o clímax de esta historia fue unos diías antes del asalto, completando el momento crucial con algo de ironía: el miércoles por la mañana que sali de bañarme me acerqué al escusado para ahorrarle la pena a alguién más de tener que "jalar el gatillo", pero mi celular entre el montón de ropa sucia que llevaba en mi brazo dió un salto hacia el escusado... ya no funcionó (excepto como vibrador hasta que se termino la batería)

En el trabajo recibí una llamada de un señor que me avisaba que su celular se había mojado y no servía y no pude evitar hacerle saber que en verdad entendía su situación.
El sábado saliendo de
teleperformance, en el momento que me asaltaron, lo primero que me puso sospechoso del ladrón fue el cateo de celulares. OH! SORPRESA!

Señor, créame... no tengo celular.





2 comentarios:

Sr.Lexotan dijo...

tu eres EL fideo

Hammie dijo...

Chasercito me sentí tan identificado con tu historia del ipod!!!!!

A mi me asaltaron en un bus xq iba mega temprano a mi anterior empleo y como siempre me dispuse a dormir mil mientras llegaba a mi destino cuando a los 5 min alguien se sienta al lado mío y me amenaza de la misma forma que a mi, lo bueno q como era temprano no iba escuchando mi ipod, pero aún así me quitó como 150 pesos y un anillo, lo curioso es como tenía el cel q me regaló mi novio en el apogeo de la discusión logré hacer que no me lo robara.

Creo esto de los asaltos sólo le pasa a los chasers indefensos :( pero hey! ahora traigo un ipod touch y un mejor celular :3 y ya no ando en bus jaja