Los cráneos de dos jovenes del norte de México, que... están tostados.

sábado, septiembre 27, 2008

Escritores de la Libertad.

Hoy venia pensando en el camino de regreso a mi casa (después de no haber llegado, y sin permiso ni previo aviso, a dormir una noche) en toda esa gente que he conocido, mejor dicho, toda esa gente con la que me he topado y convivido alguna vez. Siga en pie la comunicación o no, me di cuenta que he tenido el privilegio de conocer bastante gente con tan diferentes estilos de vida y abismalmente distintas maneras de pensar estando la mayoría de estos viviendo en la misma ciudad.

Cada quien buscando algo qué buscar o algo en qué creer, un lugar donde pertenecer algo nuevo qué hacer. Cada uno cambiando a su ritmo o siendo el mismo siempre, casi en su totalidad. Cada quien observando todo a través de cada una de sus pupilas.

Gracias a la maravillosa tecnología que tenemos el día de hoy puedo mantenerme en contacto con una pequeña pero importante parte de toda esa gente y puedo ver lo que sucede con ellos día a día o cada cierto tiempo. Nunca sabiendo cuando será la última vez. Haciendo grandes amistades y, lamentablemente, dejando otras secarse y marchitarse poco a poco o extremadamente rápido… A veces soy yo, a veces eres tú. No todo será siempre igual.

Es impresionante. Me parece algo alucinante. Y todos vivimos en el mismo lugar y tan cerca de unos y otros. Cada quien viendo lo que alcanza a ver y entendiendo lo que puede o quiere entender. Observando escondido sobre el hombro de alguien mas, o preguntando abiertamente: ¿qué haces? ¿Por qué?

 

Nadie ignora a los demás. Que no te mientan, observa.

Nadie ignora a los demás.

Observa.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Y aquí el punto es?

Kekoman dijo...

el que se antoje, incluyendo la opcion de "no hay punto"

Irving.Servin dijo...

y que hay de el punto no dicho... "si existe tantos pensares que conoces, ¿cuantos no conocerás?"